Extracto del libro ” El Código de la Vibración”

Sin faltar respeto a ninguna de las religiones existentes, ni a los creyentes que las practican. El ser humano es cocreador de su destino, es decir, es parte importante en el proceso de creación de su vida.

Cada evento o suceso que nos acontece en nuestra vida, es una llave que abre una puerta y nuestra forma de enfrentarlo, nuestra actitud es la mano que gira esa llave. Todo lo que nos pasa en la vida es el resultado de cómo nos tomamos un acontecimiento y de cómo inconcientemente vibramos con él.

Cuando en nuestro camino en la vida, algo o alguien se nos cruza “casualmente”, realmente no es así, es una causalidad, está ahí para algo, para enseñarnos, hemos de aprender a ser más conscientes, a no limitarnos a mirar, sino a observar atenta y profundamente que pasa a nuestro alrededor. Sólo de esta forma podremos darnos cuenta de donde estamos en ese momento, en ese preciso instante. El pasado ya pasó, y el futuro aun no llegó.

Siendo participes de aquello que nos toca cada día, aunque sea simplemente rozándonos por un instante, seremos capaces de ver la vida de otra forma, con otros ojos, en una especie de estado disociado desde el cual las decisiones tomadas son sopesadas de una forma distinta.

Todo esto, aunque parece sencillo, no lo es tanto, puesto que nuestras creencias limitantes y patrones mentales preestablecidos durante nuestra educación, ya sea en el colegio, o en la calle, hace que a veces nos quedemos encajados, sin salida en situaciones aparentemente simples de resolver si nuestro estado fuese otro o si fuésemos otra persona ante la misma situación.

La única forma de poder valorar, como pueden estar impidiéndonos el avance nuestras creencias y patrones, es poder disociarnos de nosotros mismos, es decir, ver la situación que estamos pasando, desde los ojos de otra persona, solo así podremos ver hasta que punto nos autolimitados en nuestros deseos, en ese punto cuando somos capaces de ser conscientes de la situación que estamos viviendo, somos capaces de adoptar la decisión mas acertada, siempre viendo la meta hacia donde nos dirigimos.

 “Cuando caminamos sobre la vida, no podemos ver el camino que está bajo nuestros pies hasta que levantamos el pie de encima”.

Solobria

Cuando analizamos aquellas creencias (no referido a creencias religiosas), que creíamos que eran verdaderas y comprobamos, que realmente no eran más que “un modo de ver”, entonces empezamos a darnos cuenta que hay otras, que quizás tampoco se sostengan, a veces esas creencias son limitantes y el descubrir que no son ciertas, hace que nos libremos de un tremendo lastre, que nos impedía crecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s